En EEUU el registro militar es obligatorio, y allí si vas a la guerra a matar o morir

Responder al tema

Ir abajo

En EEUU el registro militar es obligatorio, y allí si vas a la guerra a matar o morir

Mensaje por Mukas el Miér 06 Oct 2010, 10:03 pm

En EEUU el registro militar es obligatorio, y allí si vas a la guerra a matar o morir


6 Octubre 2010 | Opinión | Por Mukas


En EEUU el registro militar es obligatorio, OBLIGATORIO para TODOS, y si te unes voluntariamente al servicio militar allí si que te mandan a la guerra y a matar o morir, y mas si eres latino, te mandan de primero como escudo a las guerras e invasiones que acostumbra participar el imperio gringo.

En Venezuela durante TODA la cuarta república y antes, inscribirse en el registro militar era obligatorio, incluso, la recluta o prestar servicio militar también era de carácter obligatorio, y quien se negase, era objeto de sanciones; fue con la llegada del gobierno del presidente Chavez, que por ley constitucional, la figura de “La Recluta” o prestar servicio militar obligatorio fue derogada, paso a ser un servicio militar voluntario y no obligatorio.

Aquí un artículo que resume las miles de historias de madres y padres latinos que han perdido a sus hijos innecesariamente cuando el servicio militar de EEUU los manda a una guerra que el pueblo no pidió participar:

Hispanos en las Guerras de EE.UU.

Por JESUS HERNANDEZ CUELLAR

El joven José Antonio Gutiérrez era un niño de la calle en su natal Guatemala, pero un día atravesó dos fronteras internacionales y llegó a Los Angeles como indocumentado, cuando apenas tenía 10 años de edad. Creció en el seno de una familia adoptiva y cuando alcanzó la mayoría de edad, se enroló en el Ejército de Estados Unidos.

Fue el primer soldado en morir en los campos de batalla de Irak. Tenía sólo 22 años. Cayó en combate el 21 de marzo de 2003 mientras trataba de tomar un punto importante del puerto de Umm Qasr, que luego de su muerte sirvió como puente de entrada de la ayuda humanitaria.

Su vida fue llevada al cine por la realizadora Heidi Specogna en un documental titulado La corta vida de José Antonio Gutiérrez. El filme se estrenó en el festival de Sundance en 2006, participó en otros muchos festivales internacionales y en el Festival de Cine Latino de San Diego ganó el premio Fox Azteca Borders.

Gutiérrez fue sólo el primero que cayó en combate en la larga guerra de Irak. Del sur de California cayeron también los jóvenes mexicanos José A. Garibay y Jesús Suárez del Solar, entre otros, mientras que el soldado de la misma nacionalidad Guadalupe Denogean, herido en combate, fue nacionalizado estadounidense por el propio presidente George W. Bush, en una ceremonia especial.

Otros jóvenes, como Edgar Hernández, también mexicano, estuvieron entre los prisioneros de guerra en manos de fuerzas leales a Saddam Hussein, pero fueron rescatados. La norteamericana de origen panameño Shoshana Johnson estuvo entre aquellos prisioneros, y durante la apoteósica llegada a Texas del grupo de siete prisioneros, ella enarboló las banderas de Estados Unidos y Panamá. Era sólo el comienzo de la guerra.

Según el Pentágono, 24.188 soldados hispanos estaban combatiendo en Irak y Afganistán hacia julio de 2007. Se calcula que hasta esa fecha habían muerto 369 hispanos, de acuerdo con un estudio del grupo Latino Leadership Link, afiliado al Caucus Demócrata del Congreso.

El general Ricardo Sánchez, de origen mexicano, estuvo al frente de las operaciones en Irak en los momentos más difíciles de la guerra.

Debate sobre la Guerra

Carlos Montes, activista de izquierda que ha fundado Latinos contra la Guerra, dijo a KWHY-Canal 22 de Los Angeles que a esa edad los jóvenes hispanos no debían estar en el frente de batalla, "deben estar yendo al colegio, buscando una carrera".

"El ejército tiene un gran campaña publicitaria para atraer a los jóvenes latinos, con promesas de estudiar carreras, pero son mentiras", dijo Montes.

Sin embargo, el sargento de la Infantería de Marina, Christopher Olivares, reclutador en Los Angeles, manifestó a la agencia británica de noticias Reuters que una de las razones por la que los jóvenes mexicanos que viven legalmente en Estados Unidos se enrolan en el Ejército, es por las oportunidades de progreso.

"Los marines me han dado a mí oportunidades que nunca habría tenido en otro sitio. A los 26 años, he comprado dos casas, he estado en 16 países diferentes y he podido asistir a la universidad", declaró Olivares, hijo de emigrantes mexicanos.

Al principio de la guerra de Irak, 73 por ciento de los hispanos, cifra ligeramente más alta que la de la población general, apoyó la campaña militar. En 2008, luego de cinco años de combates con grupos irregulares, entre ellos la red terrorista Al-Qaeda, el respaldo de los latinos a la guerra ha disminuido a niveles similares a los del resto de los norteamericanos. Alrededor de siete de cada diez estadounidenses están en desacuerdo con mantener a los soldados en Irak. Hay decepción por el hecho de que se desató esta guerra porque Hussein tenía en su poder peligrosas armas de destrucción masiva. Esas armas no han sido descubiertas. Bush admitió recientemente que se trató de un error de los servicios de inteligencia. Por otra parte, el Pentágono ha sido acusado de desplegar a los soldados en una campaña a gran escala, sin los recursos necesarios. Más de cuatro mil militares norteamericanos han muerto en Irak.

Los Hispanos en las Guerras

Hay en estos momentos un millón 138.179 veteranos latinos vivos, de todas las guerras, de acuerdo con cifras recientes de la Oficina del Censo del Departamento de Comercio de Estados Unidos. Según el Departamento de Defensa, los latinos son el grupo étnico que ha recibido más medallas Corazón Púrpura, la máxima condecoración de las Fuerzas Armadas norteamericanas.

La historia de la participación hispana en las contiendas militares de Estados Unidos es muy antigua. Hombres de varias nacionalidades combatieron en la Revolución Americana del siglo XVIII para lograr la independencia. Uno de los más destacados fue el español Bernardo de Gálvez, el llamado Héroe de Pensacola (Florida).

Mucho tiempo después, durante la Segunda Guerra Mundial, medio millón de hispanos estuvieron en el frente, más de nueve mil murieron, 11 recibieron la Medalla de Honor del Congreso. Con el tiempo se supo que uno de los sobrevivientes, Guy "Gabby" Gabaldón, mexicano, capturó a más de 100 enemigos el verano de 1944. Se cree que ningún otro soldado ha logrado esta hazaña en una guerra. Estados Unidos y sus aliados doblegaron al régimen nazi de Adolfo Hitler, dictador de Alemania, a los soldados del dictador italiano Benito Musolini, y a los japoneses que servían al emperador Hiroito, a un costo de 400 mil muertos.

Durante la guerra de Corea, a principios de la década de los 50, el regimiento 65 de Infantería, formado por puertorriqueños, se enfrentó al enemigo en nueve batallas importantes y capturó a más de dos mil enemigos. Cuatro de estos infantes recibieron la Cruz de Servicio Distinguido y 124 fueron condecorados con Estrellas de Plata. En aquella guerra murieron 300 latinos, y ocho recibieron la Medalla de Honor del Congreso.

La guerra de Vietnam, que se desarrollo intensamente entre 1966 y 1975, fue otro momento crítico para los soldados hispanos de Estados Unidos. Más de 80 mil de ellos fueron a los campos de batalla. Uno de cada tres soldados heridos y uno de cada cinco muertos eran latinos. Cincuenta y ocho mil jóvenes norteamericanos murieron en aquella guerra. El mexicano Everett Alvarez fue el primer prisionero de guerra. Pasó más de ocho años en manos de los vietnamitas, por lo que ha sido el prisionero de guerra detenido más tiempo en toda la historia militar de Estados Unidos. El sargento mayor Juan J. Valdez fue el último soldado evacuado de Vietnam. Salió en helicóptero de la embajada norteamericana en Saigón el 30 de abril de 1975, cuando las fuerzas comunistas estaban a punto de tomar la capital de Vietnam del Sur.

Uno de los casos más destacados de la participación hispana en contiendas militares fue la de Félix Rodríguez, agente de la CIA de origen cubano, quien sirvió de enlace en la captura del Che Guevara en Bolivia, en octubre de 1967. Tras la rendición del guerrillero argentino, Rodríguez y la CIA intentaron trasladar al Che vivo al Canal de Panamá, pero el dictador boliviano René Barrientos se opuso, y ordenó la ejecución del líder comunista.

Otro cubano que ocupó un lugar importante en las fuerzas armadas norteamericanas fue el general Erneido Oliva, quien se retiró en la década de los 90 cuando ocupaba el cargo de jefe de la Guardia Nacional de Washington D.C. Había combatido en Vietnam y en su juventud, antes de enrolarse en el ejército norteamericano, fue el segundo jefe de la expedición militar a Bahía de Cochinos, en abril de 1961. Mil 200 exiliados cubanos coordinados por la CIA participaron en aquel fallido intento por derrocar al régimen de Fidel Castro. Para esa fecha, Castro ya había forjado una alianza decisiva con la Unión Soviética, potencia comunista que respaldaría a Cuba en lo económico, político y militar hasta su desintegración como país en 1991.

Fuente:
http://www.contactomagazine.com/fiestalatina/hispanosenguerras0508.htm
avatar
Mukas


http://www.mukas.vze.com redpresnoticias@hotmail.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.
Loading...




loading...